lunes, 11 de enero de 2016

Encontrar vivienda

La adquisición de una vivienda no es tarea fácil. Muchos pueden ser los motivos por los que queramos comprar o alquilar un piso o una casa, pero en cualquier caso debemos tener en cuenta algunas consideraciones.
 
Tanto si compramos como si alquilamos una vivienda debemos tener muy claras cuáles son nuestras necesidades. No es lo mismo una familia con varios hijos, que una pareja de personas mayores, que un/a single…

En nuestro antiguo hogar (sea cuál sea) habremos podido detectar qué nos hace falta, de qué podemos prescindir y qué debe tener una casa o un piso para quedarnos convencidos a la hora de adquirirlo. Bien, seguro que tenemos una lista de cosas que necesitamos y otra de cosas que no son tan importantes. Si no somos capaces de memorizarla, debemos tenerla a mano.
Existen muchos recursos para poder adquirir un nuevo hogar, en Internet, agencias inmobiliarias, amigos y conocidos, carteles, bancos, etc. Lo importante es que tengamos claro qué queremos para poder realizar una selección de las visitas que vamos a hacer (porqué está claro que tendremos que visitar los inmuebles).
Así que cuando hagamos una búsqueda activa de vivienda (sobretodo si vamos a comprarla) deberemos tener en cuenta los siguientes puntos:
1)    gustos (estilo antiguo o moderno, con mucha luz, orientación, vistas)

2)    necesidades (ascensor, garaje, número de habitaciones, baños, terraza)

3)    preferencias (obra nueva, casi nueva, vivienda a reformar)

4)    presupuesto (teniendo en cuenta los impuestos y el presupuesto posterior de reforma, si es que hay que reformar)
Si buscamos una vivienda para toda la vida, es probable que lo hagamos con otro esmero. No es lo mismo estar de paso por una ciudad en la que no vamos a permanecer mucho tiempo (entonces lo ideal es alquilar), que una vivienda en la que pretendemos quedarnos para siempre. Las reformas, los muebles, las inversiones que hagamos no van a ser igual. 
Sea como sea, especialmente si hablamos de una vivienda para toda la vida en la que vamos a invertir gran parte o todos nuestros ahorros, no hay que cansarse de buscar; lo que es bueno para unos no lo es para otros, por eso hablar del piso ideal es difícil. Pero cada uno puede conseguir lo que busca, con paciencia y perseverancia. Y aunque digan que las comparaciones son odiosas en este caso sí tendremos que comparar entre lo que tenemos, lo que queremos y lo que vamos encontrando.
Os dejo algunos enlaces (a portales inmobiliarios) por si tenéis que empezar en la ardua tarea de escoger hogar… ¡Ánimo!